Pages

Friday, June 22, 2007

Acierto común

Trabajadores de una fábrica británica
Son inteligentes las sociedades justas. Y estúpidas las injustas. Puesto que la inteligencia tiene como meta la felicidad -privada o pública- todo fracaso de la inteligencia entraña desdicha. La desdicha privada es el dolor. La desdicha pública es el mal, es decir, la injusticia. (J.A.Marina, La inteligencia fracasada)

2 comments:

Mirando-atras-con-ira said...

Una reflexión muy densa. Viendo que aparecen las palabras “común” y “pública”, me he acordado de que hay por aquí en España unos liberaloides para quienes el mal ensimismado es la salvaguarda de lo “común” y de lo “público” porque causa desdicha en sus intereses particulares, mientras que el bien está en lo privado, en lo individual y en lo particular. Como quiera que sea, éstos se quejan de lo mal que va lo público y de lo que perjudican a sus intereses privados los esfuerzos por mejorarlo. Yo no sé si, de acuerdo a la reflexión, estos mercenarios son estúpidos, injustos, malos o sólo desdichados.

nomecentro said...

Los promotores de la desdicha pública son injustos conscientes. Sus cantos a la libertad son insinceros, y en el fondo saben que están enmascarando la defensa de privilegios propios. El incentivo que conduce a su elitista modelo de progreso produce una miopía semejante a la que deja la codicia. El coste de la explotación de la parte más débil lo pagamos todos.