Pages

Sunday, March 07, 2010

Pero yo os digo

Amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen. (Mt 5:44)

El revolucionario Sermón de la Montaña agitó al pueblo que más se debatía obsesionado por el cumplimiento de la Ley. Jesús opuso claramente sus nuevas nociones a las antiguas normas. La ira, el adulterio, la codicia, el divorcio, las mentiras y los juramentos, la venganza y la resistencia al mal. Fue el momento en que anunció el mensaje más capital de su doctrina: el compromiso de amar sin límites, rechazando la por tradición más humana actitud de querer al amigo y odiar al adversario.

3 comments:

Embajador en el Infierno said...

San Mateo 5, 17:19 .

El Sermón de la Montaña no fue revolucionario sino "restauracionario", de restaurar todas las cosas en Cristo.

nomecentro said...

No veo que se volviera a instaurar un ideal que nunca había sido ni sería. Un mandamiento nuevo os doy... pone una clara distancia con el pasado. En el antiguo testamento no hay trazas de amor como primera condición. El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor parece revisionista e invalidante con los viejos textos.

Embajador en el Infierno said...

Dices: "En el antiguo testamento no hay trazas de amor como primera condición.". Si que lo hay: en el primer mandamiento de la Ley de Dios.

No estoy seguro que haya que interpretar que algo "nuevo" signifique "excluyente" sino más bien "adicional". Es decir, además de todo lo anterior (Mt 5, 17:19, repito) tenéis esto nuevo.

"Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros.Que, como yo os he amado, así os améis también vosotros los unos a los otros. En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os tenéis amor los unos a los otros."

No se carga lo anterior, no es revolucionario, al contrario: da un nuevo sentido a lo existente, lo vivifica y lo recapitula/restaura en Cristo.